Nadie es menos delante del Padre celestial. Así haya pecado. Él nos ama. Si se es pecador, nos ofrece la oportunidad de arrepentirnos y aceptar la obra redentora de Cristo Jesús. Si ya somos discípulos de Jesús y nos asalta la sensación de culpa porque fallamos aún, Dios nos recuerda que Su infinito amor no disminuye y que desea ayudarnos a experimentar crecimiento permanente. Escuche este tema en el Programa “Vida Familiar” con Fernando Alexis Jiménez. ¡Una voz de fe y esperanza para la familia! #MinisteriosVidaFamiliar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s